miércoles, 6 de febrero de 2013

Cuando llegaron los Reyes Magos (I)

¡Hola a todos!

Un poco tarde (esta vez sólo un mes tarde), pero a ver si hablamos de los regalos. De los regalos de Los Reyes Magos. ¡Bien!

Como estas Navidades el hermanito estaba un poco chico para viajar, les pedimos el favor a los abuelos de Úbeda para que vinieran a casa a visitarnos y, de paso, si los Reyes Magos les habían dejado algún regalo allí para nosotros, que se acordaran de traerlos.

Y tan contentos.


Una montaña de regalos, que había, nada más y nada menos.


Aunque el abuelo Pedro no les hacía mucho caso, porque estaba más pendiente del hermanito.


Los Reyes Magos nos trajeron un montón de regalos que nos venían de miedo, como ropa chula para vestirse, y muchos pañales para el hermanito. Es que se hace mucha caca.


Pero también nos trajeron regalos muy chulos. Y muy grandes a juzgar por las cajas.


¡Un tren! ¡De los de verdad! Bueno, de los de verdad, de los de juguete, que andan a pilas sobre las vías.


Qué chulo, mirad. Aquí abajo estoy montándolo con el tito Migue. Pues no corría el tren, ni nada.


Al Hermanito también le trajeron muñequitos. Y esas cosas con las que juegan los bebés. Es que es muy chico todavía para juguetes grandes. Pero ya le dejaré jugar si eso cuando sea mayor.


Pero el regalo que más me gustó aquel día fue, ¡el Patinete! ¡Madre mía! ¡Qué carreras!


Pues sí, este año nos hemos debido de portar muy bien porque los Reyes Magos nos han traído muchos regalos. Y eso que todavía faltaba algún otro por llegar.

Pero eso ya os lo cuento otro día, ¿vale?

Besotes.

1 comentario: