viernes, 28 de septiembre de 2012

Al mal tiempo, supercara

Hola a todos,

Ayer llegaba yo al cole algo apesadumbrado porque estaba el día un poco gris, y pensaba... "Anda que como llueva...".

¡Pues no pasa nada!

Porque cuando Mami y Papi vinieron a recogerme a la salida, me habían traído un regalo. ¡Y qué regalo! ¡Mirad qué paraguas más chulo y alucinante! ¡Con superhéroes! ¡Con lo que me gustan!


Por supuessto, no tardé en estrenarlo. Y me vino la mar de bien, claro que sí.


¡Corre, corre! ¡Métete debajo de mi paraguas! ¡Que te mojas!


Así que ya sabéis, al mal tiempo... ¡Supercara!

Besotes.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El monstruo malo

Hola a todos,

A ver si vamos cogiendo otra vez el ritmo en el blog. Hoy os voy a contar una historia de susto y miedo que me pasó el otro día, en verano, estando con Papi.


Pues es que resulta que estábamos los dos tan contentos jugando cuando, de pronto, Papi se convirtió en... ¡el Monstruo Malo de las Patatas! ¡Ay, que me atrapa!


Y pasó lo que tenía que pasar. Que al final yo también me transformé en... ¡el Otro Monstruo Malo de las Patatas! ¡Uh, qué susto!


Lo que viene a demostrar un poco eso de "de tal palo, tal astilla". Y que Papi tampoco se puede enfadar mucho conmigo porque, por lo que cuentan, él era como yo o peor de trasto cuando tenía mi edad. ¡Ji, ji, ji!

Besotes.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Estrenando cole nuevo

¡Hola a todos! ¡Cuánto tiempo!


No contaba nada porque estaba de vacaciones. Pero ya se han acabado, y ahora empieza lo bueno. Quizá le pida a Papi que os haga un resumen del pasado verano pero mientras... ¡Las novedades!

Este año empiezo el curso en el cole nuevo. El cole de los mayores. Porque yo ya soy mayor. Y ayer mismo tuve mi primera clase.


Claro, como somos nuevos y eso, hemos empezado por un período de adaptación, y el primer día sólo hemos tenido una hora de clase, lo suficiente para conocer a los nuevos compañeros, reencontrarme con algún amiguito que ya conocía de la guardería, y saber un poco qué vamos a hacer en este primer curso. Por mí, yo hubiera echado todo el día pero... en fin.


Un poco triste sí que estaba porque algunos amiguitos míos han caído en otras aulas. Pero bueno, se me ha pasado rápido, porque sé que ya nos veremos en el patio, para jugar y eso. Claro que sí.


Hoy además, por eso de ser el primer día también, han dejado entrar a Mami y Papi a nuestra clase, para que estuviéramos más cómodos y ellos se quedaran más tranquilos. ¡Ya veréis qué bien me lo voy a pasar y cuántas cosas voy a aprender! ¡No os preocupéis por nada!


Otro día os cuento más cosas. Muchos besotes.