miércoles, 20 de junio de 2012

Seguimos pintando con las nuevas tecnologías

Hola a todos,

Seguimos esta semana con el monográfico de mis experiencias artísticas, y esta vez lo hacemos aplicando las tecnologías más modernas. O no necesariamente.

Aquí, por ejemplo, me tenéis en casa de mis amigas Julia e Isabel, un día hace ya tiempo. Sus papás tienen un iPad y me dejaron jugar con él.


Está muy bien porque, además de dibujar, puedes hacer puzzles (¡de dinosaurios!) y... ¡tocar el piano!


Pero tampoco es lo que yo quería. Así que hay otras veces en las que Papi me deja su portátil del trabajo, que es de ésos tan chulos que puedes tocar la pantalla, y hasta darle la vuelta. Y con un boli especial, también puedes pintar.


Estoy hecho un artista impresionista. ¿Que no?


Pero, ¿queréis que os cuente un secreto? A mí, tantas moderneces me aturden. A mí, me dais un Telesketch de los de toda la vida, como el que tenía por ahí guardado la Abuela Petra de sabe Dios cuándo, ¡y soy el rey!


Unos castillos que dibujo, que se te va la pinza, con ellos. Cuando queráis os lo enseño.


Así que ya véis, la moraleja de hoy es que no hay que estar a la última para pasárselo bien dibujando. ¿Vale?

Besotes.

P.D.: Que dice Papi que no, que si le regaláis un iPad que no le importa.

1 comentario:

  1. pero el ipad pa quien es... pa el papá o pa el pelón? El pelon siempre fue un tecnológico... con unos 4 meses escribia ya en messenger! jur jur... de nuevo, digno hijo de su papá!

    ResponderEliminar