jueves, 28 de octubre de 2010

¡¡Fiestaaaa!!

¡Hola a todos!

Si ayer os contaba lo importante que es tener un momento y un lugar para el orden, hoy la intención es contaros que también hay que saber cuándo divertirse y pasarlo bien (aunque que conste que ordenando también se lo puede pasar uno en grande).

Aquí estamos Papi yo, el pasado verano, cuando nos fuimos a celebrar la boda de una prima de Mami.


Se pensaban ellos que no iba a divertirme, o que me iba a aburrir y pasarlo mal, porque soy muy chico.

¡Qué va!

¿Sabéis lo que os digo? ¡¡Que vivan las fiestas y los convites!!


Sin duda, son las mejores ocasiones para pasar unos ratos divertidos en compañía de familia y amigos. Y si no puede ser en compañía, pues con quien haga falta. Yo me lo pasé muy bien, como podéis comprobar.


Y, pese a lo que pueda parecer, y Mami y Papi son testigos de ello, todo el tiempo que estuve en el banquete mantuve un comportamiento ejemplar. Porque, ojo, irse de fiesta y pasarlo bien no quiere decir que uno tenga que estar todo el rato haciendo travesuras, sin hacer caso de lo que le dicen sus papis, ¿eh?


Hay que ser un niño bueno, ante todo. Mirad aquí Papi la cara que pone, como resignado. Es que a Papi no le gustan tanto las fiestas como a mí.


Jo, Papi, pues anda que no te queda nada por pasar. ¡Ale, a divertirse!

Y para fiestas, las que tenemos planeadas para el fin de semana. Ya os contaré a la vuelta, ya...

Abrazos y besos.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Un poco de orden

¡Hola a todos!

Hoy vengo a contaros cómo este verano me tuve que sentar tranquilamente y poner un poco de orden entre mis peluches. Ya les tocaba ya, que no puede ser que los tuviera todos por ahí revueltos.


Así que, nada, me puse de acuerdo con Papi para que no se nos descontrolara ninguno, y poder organizarlos bien.


¿Qué? ¿Qué dices, Papi? ¿Que se me cae la baba?


Pues yo creo que es al contrario, que es a ti al que se le cae.


Sí, sí, no me mires con esa cara. Qué cosas me dice este Papi.

Besotes.

lunes, 25 de octubre de 2010

Trota que te trota

¡Hola a todos!

Al Abuelo Pedro le encanta montarme a caballito. Dice que él lo hace mejor que nadie. ¿Qué voy a decir yo?


¡¡A mí me encanta!!


Así que no pierdo la oportunidad de pedirle al Abuelo que me monte sobre sus hombros cada vez que puedo. Y mientras él tampoco se queje... ¡qué bien que nos lo pasamos los dos!


¡Venga! ¡Todos a empezar el lunes con una bonita sonrisa!

¡Besotes!

domingo, 24 de octubre de 2010

Anoche

Ya llevo una buena racha que duermo casi todas las noches del tirón. Lo único es que hay veces, como anoche, en las que me cuesta un poco más conciliar el sueño. Entonces, como anoche, lloro.

Pero en eso vino Papi y me tomó en brazos, y yo busqué con mi cabeza su hombro para que me sirviera de almohada.

Entonces entró Mami y me tomó la mano. Yo le dije, simplemente: "¿Mami? (¿Eres tú?)".

Después me volvieron a dejar en la cuna, arropadito, y me dormí.

Es por cosas así que quiero tanto a Mami y a Papi.

viernes, 22 de octubre de 2010

Las bolicas de los bares

¡Hola a todos!

Hoy vengo a hablaros de una cosa chulísima. ¡Las máquinas de las bolas de los bares! ¡Son lo mejor del mundo mundial! ¿Cómo es que nadie me había dicho nada de que existían hasta ahora?

Me encantan porque se ven las sorpresas superchulis que tienen dentro, que son juguetes, peloticas, cochecicos… Ya he conseguido que Mami y Papi me compren alguna. Aunque no sé por qué, a veces se rompen un poco al poco de jugar con ellos. Qué poco aguante.

Otras veces son unos juguetes un poco raros los que vienen. Como uno que me compraron este verano, que olía raro y que encima Papi no me dejó jugar nada con él. Al final, nos fuimos del bar y nos lo dejamos allí. Las cosas de Papi…

Pero bueno, no importa, porque da igual dónde vayamos, cuando salimos de paseo, que siempre tienen máquinas de éstas. Y a mí me gusta mucho tener un juguetico para entretenerme mientras me como el potito. ¡A veces, si está alguno de mis Titos, me regalan uno ellos! Eso sí que es tener suerte, ¿eh? Otras veces, Mami me sorprende con alguna bola con el juguete dentro. Es como si fuera magia, porque hay ocasiones en las que ni me doy cuenta de cuándo va a la máquina, me saca la bola y vuelve. Mami es así de especial, y por eso la quiero tanto.
La verdad es que estas máquinas de bolas son la bomba, el mejor invento del mundo mundial. Me encantan.

Besos.

martes, 19 de octubre de 2010

De riguroso estreno

¡Hola a todos!

Hoy, en primicia primiciosa, y sin que sirva de precedente, he conseguido que Papi suba unas fotos que no tienen ya meses de antigüedad, sino que son de ¡ayer mismo! ¡Uoh, uoh, uooooh!

Y es que no podíamos esperar más para presentaros, en riguroso estreno, ¡mi baby de la guardería!


¡Tachán! ¿A que estoy guapo?


A partir de ahora sí que voy a poder hacer travesuras a diestro y siniestro en la guarde, sin miedo a mancharme... ¡Pues para eso sirven los babys!

Besotes a todas y todos.

lunes, 18 de octubre de 2010

Pasadito por agua (II)

¡Buenos días a todos!

Hoy, como casi todos los lunes que puedo, vengo a regalaros unas sonrisas, y aunque sea también en parte daros un poquito de envidia, ahora que el calor y el veranito ya se antojan tan pasados.

Y es que aún me quedaba por recordar lo bien que me lo pasé este pasado mes de agosto, un día que nos invitó la tita Marta a bañarnos en la piscina de su casa.


Era una piscina de ésas supergrandes que, aun cabiendo en el patio, dan para un buen baño, sin lugar a dudas.


Yo me lo pasé bomba, como si hiciera falta decirlo.


Además, aunque tenía un montón de agua, como yo podía hacer pie, disfruté un montón corriendo/nadando de una punta a la otra, y vuelta a empezar.


Lo mejor era poder chapotear como loco sin que nadie se enfadara.


¡Chap, chap, chap! ¡Esto sí que es divertido!


"Papi, Papi, ¿por qué no te metes en la piscina tú también?", le preguntaba todo el rato. Pero es que, si no, ¿quién iba a inmortalizar el momento haciendo fotos?

Lo cual no fue excusa suficiente como para que no terminara salpicado, claro está.




Mira que ya me lo había pasado bien en la piscina especial para bebés de Úbeda, pero esto es lo más, eso tenedlo por seguro.




El año que viene, a mí no hay quien me gane nadando, ya veréis.

Nada, nada (valga la redundancia), la próxima vez que me veáis chapoteando, que tendrá que ser cuando vuelva el veranito, no me vais a reconocer.

A no ser, claro está, por la sonrisa que os pienso dedicar.


Besos a todas y todos y feliz lunes.

viernes, 15 de octubre de 2010

Motorizado (II)

¡Hola a todos!

¿Verdad que os dejé ayer intrigados con lo de la moto? ¿Verdad que sí?

Son las maldades de Papi, que a veces se me pegan, lo siento, ji, ji, ji.


Pues en realidad el misterio no es más que cómo, el pasado mes de agosto, en la semanilla que pasamos en Úbeda, recibí un regalo superchulérico de la vida.

¡Esta pedazo de moto de paseo!


¿A que mola un montón? Le tenemos que dar las gracias a nuestro tito JuanRa de Úbeda, que es más apañao que las pesetas rubias, más chulo que un ocho y más tierno que un ochio con morcilla. ¡Ñam! ¡Muchas gracias, tito JuanRa!


Y, bueno, todavía no me llegan los pies al suelo si me monto en ella, así que me tengo que conformar con ir empujándola o arrastrándola, lo cual me encanta. ¡Teníais que ver la ilusión que me hizo cuando me la trajeron! ¡De momento me puse como loco a jugar con ella!


Cuando ya pueda ir montado sobre la moto, va a ser genial. ¡Pedrosa, Lorenzo, cuidadito conmigo!


Por ahora, me conformo con una de las cosas que más me gustan también. Jugar sólo con las ruedas. Así es como si fuera mecánico, como el abuelo Pedro, y arreglara la moto. ¡Anda que no mola eso también!

¡Y mirad al tito Miguel Ángel, qué bien que se lo pasa conmigo!


Desde luego, ha sido un verano para recordar, de lo mucho que me he divertido.

¡Ah! Y antes de despedirme, no os olvidéis de que hoy es el Santo de Mami, así que ya estáis tardando todos en correr y felicitarla.

 ¡¡Feliz Santo, Mami!!

¡Besotes para todas y todos!

jueves, 14 de octubre de 2010

¡¡Feliz cumple, Tita Carmen!!

¡¡Hola otra vez!!

¡Anda, sí, ya estoy aquí otra vez! Hoy es que toca doble entrada. ¿Que por qué? Vamos a hacer la excepción porque hoy es... ¡el cumple de la Tita Carmen!


¡¡Viva, viva!!
¡¡Feliz Cumpleaños, Tita!!
¡¡Ole, ole, ole!!

Y ya que estamos... ¿os habéis fijado en esa moto tan chula que tengo, verdad?

Pues de eso ya hablamos mañana.

Besotes.

Pasadito por agua (I)

¡Hola a todos!

Vaya, ahora sí que se puede decir que hemos entrado de lleno en el otoño, ¿eh? Vaya unas lluvias torrenciales que estamos viendo estos días.

Pues aprovechando el remojón y que Papi aún tenía que contaros algunas cositas mías del verano, aquí van un par de instantáneas de cuando estuvimos en la Piscina Municipal de Úbeda.


¡Qué bien que me lo pasé! ¡Había una piscina especial para bebés (y para niños pequeños, como es mi caso), que casi no tenía profundidad, así que yo me lo pasaba bomba chapoteando. Y corriendo de aquí para allá.

Esto de las piscinas es un invento, de verdad.

Echamos un día muy chulo en la piscina, prometiéndonos que íbamos a volver, para disfrutar de la experiencia.

¿Verdad que viene bien recordar los momentos divertidos del verano, aunque estemos ya en Octubre?

Pues otro día os cuento cómo me lo pasé en la playa, en otra de las veces que fuimos.

Besotes para todas y todos.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Motorizado (I)

¡Eh, hola a todos!

Ayer martes fue mi cumplemeses. Uno me falta ya para el año y medio, madre mía. Cómo pasa el tiempo.

Y además, como fue Fiesta, hoy es casi como si fuera lunes otra vez. Qué bien, dos lunes en una semana. Eso equivale a dos sonrisas, ¿no os parece?

Así que, para esta ocasión, Papi recupera unas fotos del pasado agosto, de cuando estuvimos en Úbeda.

¿Os he dicho ya alguna vez lo que me encantan las ruedas? Bueno, no sólo las ruedas, sino cualquier objeto que se pueda desplazar rodando o, por extensión, cualquier objeto con ruedas. Eso, por supuesto, incluye a los camiones.

Mirad qué camión trailer tan chulo tenía Papi de cuando él era chico... Venía con una colección de coches R5 chuléricos, que a él le encantaban... Pero ya era mucho pedir que todos esos coches hubieran sobrevivido hasta ahora.

Bueno, por lo menos, el camión va a las mil maravillas.

¡Y eso es lo que a mí más me importa, principalmente! ¡Rum, rum, rum!

¡Feliz medio lunes a todos! ¡Muchos besotes!

lunes, 11 de octubre de 2010

Celebrando el Santo

Pues quedamos el pasado lunes en que os iba a contar qué tal había ido mi segundo Santo, y al final, pues nada. Lo siento, es que se nos junta todo y luego pasa lo que pasa.

Pero como nunca es tarde si la dicha es buena, aquí os hago un breve resumen.

Nos fuimos para Úbeda (además, allí era la Feria, aunque, sniffs, entre unas cosas y otras no pude visitarla, jo...), y el día de mi Santo en cuestión vinieron los titos Carmen y Juan desde Córdoba para celebrarlo.

¿Quién iba a pensar que me habían traído un regalo?

Con un envoltorio que traía superchulérico, de papel rojo brillante.

¿Y qué creeis que contenía? Pues nada más y nada menos que un chandal alucinante.

¡Guau! ¡Me encantó muchísimo! Y me viene de perita, ahora que ya vuelve el frío, que me estaba quedando sin ropa de mi talla.

¡Anda que no molan ni nada mis titos! ¡Así cualquiera! Que sepáis que ya lo he estrenado y que me encanta, y que pienso aprovecharlo todo lo que pueda.

Y ahí no quedó la cosa. Al día siguiente, el domingo, el abuelito Pedro nos invitó a comer en un restaurante, donde prolongamos la celebración.

Yo me puse supercontento, no era para menos. ¿Queréis mi sonrisa del lunes? A ver qué os parece ésta.

Y aquí, con mi pose molona, ¿verdad que rompo la pana?

No es de extrañar que, después de ese fin de semana tan intenso, acabara destrozado. Esa misma tarde nos volvíamos para Granada y, la verdad, es que ni me enteré.

¡Pero qué recuerdos más bonitos que me traje conmigo!

¡Feliz semana, y besos a todas y todos!