lunes, 27 de septiembre de 2010

Coco-coco-coco-cocodrilo!!

¡Hola a todos!

¡Ya estamos otra vez a lunes! Y traigo más sonrisas, más de las que tengo. Y es que a mí también me hacen falta sonrisas, no os vayáis a pensar. La vuelta al cole está siendo un pelín más dura de lo que pensaba.

Y es que claro, todo el verano de pingo con Mami y Papi, que si p'arriba que si p'abajo... que si ahora nos vamos a Úbeda, que si ahora nos volvemos a Granada... Me lo he pasado tan bien con ellos, que ahora me cuesta un poquito separarme de ellos por las mañanas, cuando me quedo en la guardería.

Que sí, que allí también me lo paso dabuten, con las "seños", con mis amiguitos... Todo el rato jugando y riendo... Pero cuando llego me da una pena dejar solos a Mami y a Papi... Yo también necesito sonrisas.

Éstas fotos son de agosto pasado, de la semana que pasamos en Úbeda cuidando de la casa de los abuelos, mientras ellos estaban de vacaciones por ahí.

Jugaba mucho con un cocodrilo que... ¡Madre mía! ¡Qué miedo les daba a Mami y a Papi! ¡Qué chillidos de horror y pavor se les escapaban!

Yo salía corriendo detrás de ellos para explicarles que no, que no había que tener miedo, que era sólo un cocodrilo de goma... pero nada.


Pero qué risas nos echábamos, eso sí.

Bueno, feliz inicio de semana a todos. ¡Besos!

1 comentario:

  1. que risas con el cocodrilo madre mia!! y que malo el pelon asustando con el!!

    ResponderEliminar