miércoles, 5 de mayo de 2010

Tengo derecho a no justificarme

Que no, que no os empeñéis. Que por mucho que me queráis tirar de la lengua, no pienso dar explicaciones acerca de lo que estaba haciendo ese día con un paraguas, los pantalones bajados y en brazos de Mami.

Y no hay más que hablar. No, no y no. No insistais.

Besotes.

1 comentario:

  1. ay que malo el papi... su pobre intimidad de pelon, mancillada!

    ResponderEliminar