lunes, 18 de enero de 2010

Sonrisas perdidas

¡Hola a todos!

Aquí me tenéis, un lunes más, dispuesto a animaros el inicio de semana con una sonrisa, que no es poco.

Aunque para esta ocasión va a tener que ser una sonrisa del mes pasado, que Papi se reservaba para casos de urgencias.

Y es que, como podéis ver, como en otros posts, en éste también vamos a hablar de comida.

Aquí estoy con Mami, dale que te pego con un pedazo de pan, en una fiesta de cumple a la que nos invitaron a principios de diciembre.

Dale que te pego, dale que te pego... Mi interés por llevarme a la boca y rechupetear cosas de comer tenía su porqué, claro está.

Y es que, una de las cosas que me han dejado estas primeras Navidades han sido... ¡dientes!

¡Dientes, dientes, que es lo que les gusta! O eso decía Papi que decía nosequién.

Peeeeero... la mala noticia es que Papi aún no tiene pruebas fotográficas de mis dos palillas inferiores. No sé cómo se las apaña, pero aún no ha sido capaz de sacarme una foto donde se vean. Vale, de acuerdo, yo tampoco se lo pongo fácil. Lo mismo pasó con mis primeras sonrisas, que a Papi le costó dar con la tecla para pillarme riendo, y ahora, que no paro de reir, lo tiene mascado.

Así que con mis primeros dientes pasará igual, seguramente. Que sepáis que ya están ahí, que uno llegó para Nochebuena, y el otro para los Reyes. Y me harto de roer con ellos, como un ratoncillo. Pero, como reza el título, hasta que Papi consiga la ansiada foto serán eso, sonrisas perdidas.

Besos a todos, y feliz semana.

1 comentario:

  1. Ay! mi pelon con gorro... que asi parece menos pelon... :) me parto cuando come pan :)
    besos pa todos

    ResponderEliminar