lunes, 25 de enero de 2010

Al día con las sonrisas

¡¡Hola a todos!!

¡Sigo por aquí! Es que Papi ya está haraganeando otra vez, que en vez de tanto trabajar y procastinar (que es una palabra supergorda que Papi se ha aprendido, y que debe ser algo importante, como emplear el tiempo en cosas que de verdad hacen falta, o algo así), debería subir más de mis aventuras al blog. Pero no puede ser, mecachis en la mar... A ver si lo pillo por banda y lo meto en vereda, que se nos acumula el trabajo.

Tanto es así, que hoy que podemos, vamos a aprovechar para subir algunas sonrisas que teníamos pendientes del pasado mes, así ya nos ponemos al día, por lo menos en esto.

Aquí estoy, más contento que unas maracas, en la cuna de viaje que tenemos en Úbeda para cuando nos vamos a dormir a casa de los abuelos. Es chula, ¿eh? Y duermo muy bien en ella, como se puede ver por lo animado que me levanto después.

Otra sonrisa, de una merienda en casa de la tita Bárbara, para celebrar su cumple. Me prestaron una sillita de bebés para poder comer mejor. Pero como podéis comprobar por la foto, yo como igual de bien en todas partes, ji, ji, ji.

Y aquí estamos otra vez en Úbeda, cuando fuimos a visitar a la abuela Petra, porque la operaban. Ya está mucho mejor, porque, claro, como todo el mundo sabe, mis sonrisas son curativas. ¡Podéis comprobarlo cuando queráis!

Además, el tito Migue me regaló una pelota ese día. ¡Qué bien que me lo pasé!

Pues ya está, ¿qué os ha parecido? Le he dicho a Papi que es lo menos que podíamos hacer, después de tener a toda la gente esperando, y el blog sin actualizar. Pero no os preocupéis que todavía nos quedan muchas cosas por contar.

Hasta entonces, ¡feliz semana a todos!

2 comentarios: