jueves, 5 de noviembre de 2009

Crece para mí (I): Cambio de cuna

¡Hola guapos!



¿A que no sabéis lo que me pasó el otro día?


¡Se me ha quedado pequeña la minicuna! (¿Quiere eso decir que ya he dejado de ser un mini-Babyjor? Es posible)

Así que os podéis imaginar. Si la minicuna ya me viene así, ya os podéis hacer una idea de cómo estaba en el moisés o la canastilla que usábamos en casa de los abuelos cuando íbamos a visitarlos a Úbeda... Que no se fiaban Mami y Papi de dejarme solo allí, que me podía salir e irme de parranda, por mi cuenta...

¡No problemo!

Como otro de los muchos regalos que siempre me hacen, me llegó la súper Cuna de Viaje, fácilmente montable y desmontable, se puede guardar ocupando muy poco espacio, tiene dos alturas, un montón de colores, una luz que además canta... ¡Una maravilla!

Ahora volvemos a estar tranquilos cuando me voy a dormir a casa de los abuelos (¡a cualquiera! Me llevo la cuna, y punto). Vuelvo a tener espacio de sobra y además duermo calentito.

¿Qué más se puede pedir?

¡¡Besos!!

1 comentario:

  1. Si será preciosísismo y super gigante!! ayyyy que Baby!!!
    Aunque se ve muy chico en su nueva cuna!
    Muchos besos, Baby!! a ver cuando nos vemos que te de otros pocos bokaos!!

    ResponderEliminar