miércoles, 16 de septiembre de 2009

Las tipas locas

¡Hola a todos!

¡Madre mía, madre mía, qué susto que nos llevamos el otro día!


Resulta que el domingo pasado me fui con Mami y Papi a tomarnos unas cañas (bueno, yo no, yo ya iba merendado) con nuestros amigos Juan Pablo y Elena. Estábamos celebrando muchas cosas, entre ellas que yo ya pasaba de los cuatro meses. Y tan a gusto que estábamos.

Pero es que había una tipa rara en una mesa del rincón, así como con un cierto toque siniestro, que no sabías si le hablaba a las paredes o al camarero invisible. Un poco así como que iba a su bola. Y entonces se dio cuenta de que yo estaba por allí, porque aunque esté feo decirlo, siendo yo es difícil no ir llamando la atención.

Aquí ha hecho Papi un boceto en plan retrato robot de la individua. Así de rara y de extraña era, no se ha equivocado mucho.


Y es que pilla y viene y se acerca, un poco sibilinamente al principio. Y comienza a decirles a Mami y Papi y a nuestros amigos que si a los bebés hay que hablarles así, que si asá, que no hay que malearlos y contaminarlos con la inmundicia humana, que si preservar la inocencia... Luego se ponía a cantar. Con la "A" y con la "E", decía. Con una canción que ella se inventó una vez que decía que había trabajado como enfermera con niños prematuros, decía. Qué tipa más rara. No nos dejaba conversar tranquilos, por mucho que insistiéramos.

¡¡Y encima quería cogerme en brazos!! ¡A mí! El remate ya. Ahí ya Mami tuvo que pararle los pies en seco, qué tipa más extraña, caramba. Qué incordio, y qué molesta que resultaba, cuando menos. Y eso que insistía e insistía en que ella, de pederasta, nada. Con esa tarjeta de presentación, como para quedarse tranquilos.

Menos mal que se fue al poco, con sus ideas raras, a otra parte. Hay que ver qué gente más rara hay por el mundo, ¿verdad? Lo bueno es que, por lo menos, a ésta la ves venir, con esas pintas. Pero ya se quedaron Mami y Papi con un poquillo de mal cuerpo. Menos mal, menos mal que ellos siempre están allí conmigo, para cuidarme y velar por mí. Cómo no los voy a querer.


Así que, ya sabéis, la próxima vez que se os acerque una tipa rara de éstas, le dais dos sopapos, así como el que no quiere la cosa, antes de que el susto vaya a más.

Anda que...

¡¡Muchos besos para todos vosotros que me leéis, que vosotros sí que sois majos!!

2 comentarios:

  1. Ay, que suerte que tuviste tus papis contigo! Y como me encanta el dibujo. Genial!

    Me alegra ver que crezcas tanto nene.

    saludos del norte, Fede

    ResponderEliminar
  2. Anda, BabyHor! no digas! hasta ha salido en tu defensa el tito Fede, que es vikingo!! proxima tipa/individua mala de esas que veas, le asusas al tipo Fede que viene en su drakkar, con unas valkirias (el tito Fede siempre ha sido un ligón) y la mandan más allá del Valhalla a los reinos de Loki (donde van los locos, de ahi el nombre...).
    Ayyyyyyyyyyy!! con to su mano en la bocaaaa!!!

    Besos también pa el norte Fede!!

    ResponderEliminar