jueves, 28 de mayo de 2009

Qué duro es ser bebé

Buf, esto de estar fuera de la barriguita de Mami no es tan fácil como parece. Allí dentro estaba calentito, arropadito, me llegaba la comidita cuando lo necesitaba... Fuera no se está tan mal, pero es más cansado todo, porque también es todo nuevo para mí.

Papi y Mami también están cansados. En Mami es normal, porque la tengo como una central lechera a demanda y la pobre no da abasto. Lo de Papi es porque es así de flojo. Total, sólo lo hemos tenido danzando de un sitio a otro, de papeleos, durante 15 días nada más. ¡A ver si se cree que sólo por eso se cansa menos que nosotros! Aunque ya ayer se le acabó el permiso por paternidad y tuvo que volver a trabajar.

Encima yo llevo un par de días algo regu con mi tripita. Al principio ponía a Papi y a Mami muy contentos cada vez que después de comer, tenían que cambiarme el pañal. Pero ahora parece que me cuesta un poquito más. ¡Caramba, que es que esto de apretar no es tan fácil, eh!

Papi y Mami me dan masajitos en la barriguita, jugamos a la bicicleta con mis piernecitas, y al final conseguimos que salga toda la cacota acumulada. Y nos quedamos todos más a gusto...

Pero hasta entonces estoy temosico. Quiero que me quieran, que me mimen y me abracen y estén pendientes de mí, porque me duele la barriguita y no puedo dormir bien. Y me canso más.

Aquí hay una foto que nos hizo Mami, con alevosía y premeditación, en un momento que nos descuidamos Papi y yo y caímos presa de la Siesta. Jo, con Mami, cualquiera se fía...

Y es que es muy duro ser bebé, aunque parezca que no.

Por cierto, que Papi me cuenta que el título del post de hoy le recuerda a un cantante chiquitito como yo, que usaba para chinchar a sus amigos más bobos en el cole, ji, ji. Dice que se llamaba Jordy o no sé qué, y que siempre cantaba la misma canción. Así que Papi ha buscado por una cosa que se llama Youtube para enseñarme.



Y lo que he aprendido es que no quiero ser como ese nene. Ni que mis padres sean tan tontos como los que salen con él. ¡Qué malos! ¡El Papa de ese niño hasta le quiere dar una torta! ¡Será posible!



Aquí está otra vez el mismo nene cantando. Sí, es la misma canción, lo sé (soy chico, pero hasta ahí llego). Sin embargo, la moraleja es otra. ¡¡Papi, Mami, no se os ocurra darme cafeina tan pequeño!! Fijaos si será grave el estado en el que se encuentra el nene, que lo han tenido que llevar a una clínica de desintoxicación. Lo sé porque por ahí se ve que anda también Whitney Houston...

Bueno, otro día dice Papi que hablaremos de cosas más interesantes.

1 comentario: